Había jugado con unos fósforos...

...y quemado una alfombrita. Estaba tratando de arreglar mi destrozo cuando, de pronto, Dios me vio, sentí su mirada en el interior de mi cabeza y en las manos; estuvo dando vueltas por el cuarto de baño, horriblemente visible, como un blanco vivo. Me salvó la indignación; me puse furioso contra tan grosera indiscreción, blasfemé, murmuré como abuelo: "Maldito Dios, maldito Dios, maldito Dios". No me volvió a mirar nunca más.
Acabo de contar la historia de una vocación fallida: necesitaba a Dios, me lo dieron, pero lo recibí sin comprender que lo buscaba. Al no poder enraizar en mi corazón, vegetó en mí durante algún tiempo y después se murio. Hoy, cuando me hablan de Él, digo con la diversión sin pena de un viejo enamorado que se encuentra con su vieja enamorada: "Hace cincuenta años, sin ese malentendido, sin esa equivocación, sin el accidente que nos separó, podría haber habido algo entre nosotros".

J.P.S "Las palabras".


3 comentarios:

©Javier Miranda-Luque dijo...

Enhorabuena por esta bitácora que homenajea a aquella pareja espléndida, lúcida, lúdica...

http://javiermirandaluque.blogspot.com

Ma. Cristina Saborido dijo...

Recuerdo a los curas de la villa en mis épocas de maestra villera repitiendo aquella frase de J.P.Sartre."La conciencia y el mundo se dan almismo tiempo...."
Y recuerdo que por llevar a la práctica la pedagogía del oprimido fueron desaparecidos.
Hermoso este espacio enel que podemos encontrarnos a través de la palabra
Profesora María Cristina Saborido
Ex -detenida -desaparecida.
Pozo de Banfield/Quilmes.
Julio/ 77

Pequeño Ser y Castor

dijo...

Muchas Gracias Cristina por colaborar con nuestro proyecto.

Te mando un beso y te queremos mucho...

Mariano y Agustina.